MUJER INFIEL

Ella, una mujer exitosa que dominaba sus negocios, con caderas prominentes y una boca que destilaba nectar para quien la besara.

Ella era fuego abrazador en las manos correctas.

Había estado casada por 15 años, pero había perdido la pasión, las ganas y el erotismo cuándo estaba con su marido a tal punto que cumplía solo por deber.

Para compensar su desdén, compró algunos vibradores y aceites que sólo ella sabía cómo usarlos en su cuerpo y sin que su marido se enterará su erotismo afloraba cada vez que los usaba, su flor destilaba y su húmeda permanecía todo el día aún así, ella deseaba a un hombre diferente, alguien que la hiciera explotar de placer y lo eligió, puso sus ojos en él cómo si fuera una presa.

Lo encantó con su sensualidad, su aroma, su piel suave, su toque dulce y sus palabras sagaces, lo llevó a la cama y lo devoró como si no hubiera un mañana. Él respondió de la misma forma y ambos se fundieron en un solo cuerpo, un par de desconocidos con qanas de comersen vivos.
La primera vez fue tímida, algunas reservas en cuanto a gustos y preferencias.

Se presento una segunda y tercera vez pero en esta ocasión ella llevó sus juguetes· y la pasión se desbordó, ambos desnudaron más que sus cuerpos.

Ella sabía que debía parar los encuentros, se lo dijo, pero él se negó.

Ella debía cumplir con la regla de 3: La primera para conocerse, la segunda por si te gustó y la tercera para despedirse.

Relatos eróticos de Madame lautier.

Si quieres contactarnos y compartir tus relatos, escríbenos al correo [email protected]

0 comentarios

Vísita nuestra tienda en línea